lunes, 15 de agosto de 2011

UN MURAL POLISEMICO EN CELAYA

Muchas veces las obras artísticas ofrecen múltiples interpretaciones. Por lo general, de cada obra, existen una interpretación "oficial" y pública, otra interpretación íntima que sólo tiene sentido para el autor, y en ocasiones una o varias interpretaciones que sólo pueden ser entendidas por un pequeño círculo de entendidos.

Este es el caso del mural mosaico "El Bicentenario y la historia contemporánea en la primera década de siglo XXI" elaborado por el mtro. Eliseo Mijangos de Jesús que se inauguró en noviembre de 2010 en el Parque Bicentenario de Celaya, Guanajuato.

La interpretación oficial la transcribí íntegramente en una anterior entrada de este blog.

En esta ocasión señalaré algunos elementos simbólicos masónicos que apuntan inequívocamente a que esta obra tiene al menos una doble significación.

Este es el mural completo. Pueden hacer clic en cada una de las fotografías para hacerlas más grandes.

Llama la atención que el personaje central lleva la pierna izquierda descubierta, y que las cintas de su zapato están desanudadas, como si recién se hubiera calzado, o al revés, como si estuviera a punto de descalzarse.

Vale la pena preguntarse el por qué de cada detalle que un autor incluye en su obra.

En este caso, el parecido con el ritual de iniciación masónica es más que evidente. Juzguen ustedes el parecido con la siguiente fotografía de un ceremonial masónico.

Igualmente, observemos que el brazo izquierdo del personaje central registra un movimiento en tres tiempos, dejando caer el brazo en escuadra. Recordemos que la escuadra y el compás son los símbolos masónicos por antonomasia, y que el lenguaje corporal también es importante en la simbología masónica siendo éste utilizado como herramienta de identificación y reconocimiento entre sus miembros.

El personaje central tiene un rostro trifronte. Observamos que sutilmente se repite el número 3. Tenemos uno en el rostro trifronte y otro en el brazo con movimiento en 3 tiempos.

El número 3 goza de popularidad en la masonería: 3 son los grados simbólicos de la fraternidad (a saber, Aprendiz, Compañero y Maestro). 33 son los grados de un extendido rito, (el Rito Escocés Antiguo y Aceptado). Y en sus templos y rituales abundan siempre las referencias al 3: ya sean palabras, escalones, pasos, percusiones, etc.

La masonería actual tuvo su origen en los gremios de constructores de la edad media europea, no olvidemos que maçon significa albañil en francés. Es por ello que sus símbolos surgen del ámbito de la construcción, como la escuadra y compás a los que aludimos anteriormente, o algunos otros como el cincel, el nivel y la plomada.

Resulta notable entonces que en la placa central del extremo derecho del mural aparecen unas manos con un nivel y una plomada.

En ese mismo extremo vemos que se ha levantado un muro con bloques de piedra perfectamente cortados, contrastando con la piedra bruta del extremo izquierdo del mural. La piedra bruta y la piedra desbastada son también importantes símbolos masónicos, respectivamente referentes del potencial del hombre común y del hombre educado que ha iniciado su camino en busca de su perfeccionamiento.

También es notable la presencia de ojos en ambos costados del mural. Cabe señalar que el ojo también es un símbolo masónico que remite a la divinidad que todo lo atestigua.

La abundancia de los detalles o simbologías masónicas descarta que se trate de una simple coincidencia. Por otra parte, es una práctica común que la masonería incruste su simbología por doquier, por ejemplo las iglesias o los billetes de un dólar.

¿Cuál es el significado que quiso imprimir el autor?

¿Es sólo una firma o una señal de presencia para que "aquel que tenga ojos la vea"?

¿O representa la iniciación que le brinda el autor a alguno de los miembros de su equipo?

Nunca lo sabré... y ustedes, lectores tampoco. Es ese misterio lo que hace tan atractivas a las sociedades discretas o secretas.