martes, 9 de noviembre de 2004

BUSH: 4 AÑOS MÁS DE OSCURIDAD


9 de noviembre de 2004


Es lamentable que la primera opinión que expreso en esta página tenga por tema principal a tan funesto personaje. Pero la reelección de George Walker Bush como presidente de los EUA es algo que nos concierne a todos y no puede pasarse por alto.

Resulta preocupante observar cómo la administración de Bush pasó por alto los principios más elementales del derecho internacional para lograr sus objetivos geopolíticos y económicos.

No es nada nuevo que las potencias militares impongan por la fuerza sus intereses, sin embargo cuando existen potencias rivales éstas sirven de contrapeso y abren espacio para la negociación política. El problema del mundo es que, a la caída de la Unión Soviética, EUA quedó completamente sólo como nación dominante.

Ante tal situación la administración de Bush no tuvo el menor recato para imponer sus intereses más mezquinos en Medio Oriente.

Amparado en el combate a ese fantasma llamado terrorismo invadió Afganistán, una de las naciones más pobres de Asia. El pretexto fue perseguir al misterioso ex-agente de la CIA Osama Bin Laden, pero jamás lo encontraron, en cambio ahora el gobierno de EUA y las compañías que lo patrocinan tienen el control de los gasoductos afganos.

Después, amparándose nuevamente en el combate al terrorismo, invadió Irak con el pretexto de desarmar a Sadam Hussein, pero la invasión se consumó y las armas de destrucción masiva jamás aparecieron, quizá porque jamás existieron. Sin embargo, ahora el gobierno de EUA y las compañías que lo patrocinan tienen el control del petróleo iraquí, es decir, de la segunda reserva de petróleo en el mundo. (O la primera según opinan otros)

Tal parece que la intención del gobierno de EUA no fue defenderse de posibles ataques terroristas, no peleó por su seguridad, mas bien buscó asegurarse de tener suficiente abasto petrolero por los siguientes 50 años y al mismo tiempo se posicionó estratégicamente para impedir a el surgimiento de nuevas potencias como China y la India, o el resurgimiento de la antigua potencia rusa, o poner en entredicho la viabilidad energética de Europa y Japón.

La administración de Bush no llegó al poder de manera legítima. (Aunque de manera legal sí) Fue bastante documentado que se implementó un escandaloso fraude en Florida - gobernada por su hermano - que finalmente llevó a Bush la presidencia. Esto sin mencionar que el arcaico sistema electoral colegiado de los EUA, permitió que Bush triunfara aunque tuviera menos votos que su oponente Gore. Por esta razón podía albergarse la esperanza de que en las elecciones de 2004 el pueblo norteamericano defenestrara a Bush y su gabinete.

Pero no fue así. Por el contrario, ahora la mayoría de los votantes en EUA optó por refrendar la presidencia de Bush. Siempre pensé que había una gran distancia entre el sentir del pueblo norteamericano y las acciones de sus gobernantes, pero el resultado de las elecciones de este año dejan en claro que los norteamericanos cierran filas en torno a la política de guerra que Bush y su equipo han decidido imponer en todo el planeta.

Ya no albergo la esperanza de que el pueblo norteamericano tenga un poco de sensibilidad con sus hermanos de otras partes del planeta. Pero ¿Acaso no les importó a los norteamericanos que Bush haya llevado a la muerte a sus soldados a una guerra fundada en la mentira? ¿Aquellos que no toleraron la mentira en Nixon ahora la premian en Bush? ¿Están conformes los norteamericanos con ceder sus derechos elementales en aras de una seguridad que sólo se encuentra amenazada por sus propios gobernantes?

No entiendo.

Sólo me queda aguardar con un débil optimismo que casi raya en la ingenuidad que, dentro de 4 años más, se disipen los negros nubarrones que oscurecen el porvenir de nuestro mundo.


Mientras tanto tendremos 4 años más de oscuridad.