domingo, 22 de junio de 2008

RUMBO A LA CONSULTA CIUDADANA



En el movimiento ciudadano de defensa de la soberanía energética mexicana hay motivos para encontrarnos optimistas:

La primera batalla fue ganada contundentemente. Se impidió el albazo legislativo que aprobaría la reforma privatizadora impulsada por el gobierno espurio. Ellos hubieran querido realizar sin más demora, y en silencio, el remate del patrimonio estratégico de nuestra nación.

La segunda batalla también fue ganada ampliamente. Se impuso la necesidad de realizar un debate nacional acerca de la política en materia energética. Más aún, los argumentos del gobierno neoliberal han caído uno a uno en esos debates.

La tercera batalla está por ganarse. Se realizará una consulta ciudadana sobre la reforma a pesar de la oposición de personajes tan grises como nefastos, tales como Germán Martínez y Reyes Heroles (El Chico), que han tildado a la ciudadanía de ignorante en materia energética y sin capacidad para opinar ni decidir sobre su futuro y el de las siguientes generaciones.

Los privatizadores se encuentran cada vez más desesperados como puede observarse en cada uno de los cambios de su estrategia mediática. El señuelo del "tesoro en aguas profundas" ha caído en el descrédito y ha generado desconfianza en la ciudadanía. Después negaron que se tratara de privatizar Pemex, se trataba de "fortalecerlo". Ahora han admitido que se trata de privatizar la petroquímica para "generar empleos en México". Entre más se exponen mediáticamente, más se desgastan sus falsedades.

Pero el optimismo generado por las batallas ganadas hasta el momento no debe generarnos exceso de confianza. Por el contrario, es tiempo de redoblar esfuerzos. Hay que documentarnos más y contrarestar las campañas de desinformación gubernamentales difundiendo nuestro punto de vista por todos los medios a nuestro alcance, con nuestros amigos, nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo, y casa por casa.

Es muy probable que haya un nuevo intento neoliberal de aprobar las reformas. Por ello es indispensable que la consulta ciudadana constituya un triunfo masivo y arrollador del "No a la privatización".

Ese triunfo arrollador y masivo será lo que legitime las acciones de resistencia civil que se tendrían que implementar si acaso el gobierno usurpador llega a aprobar sus reformas en un nuevo albazo.

Por lo pronto, el próximo domingo, 29 de junio a las 10:00 hrs. en el Zócalo de la Ciudad de México, se celebrará una asamblea ciudadana con la presencia del PRESIDENTE LEGÍTIMO, Andrés Manuel López Obrador, para conocer el plan de acción a seguir rumbo a la consulta ciudadana.